Incumplimiento de los contratos de suministros eléctricos

En los contratos de suministro del servicio de energía eléctrica se establecen condiciones y cláusulas que el consumidor o cliente tiene que respetar y cumplir en su totalidad, ya que de infligir dichas normativas se estaría incurriendo en un incumplimiento del contrato en general, lo cual conlleva a una serie de sanciones o amonestaciones que la compañía eléctrica tiene el derecho de imputar dado a las políticas estipuladas en estos contratos.

Los incumplimientos o infracciones cometidas con el contrato de distribución y suministro energético se rigen en base a lo establecido en la Ley 21/1992, por ello la compañía eléctrica posee el aval legal para penalizar el consumidor infractor y este deberá asumir la responsabilidad de dichas sanciones.

Ahora bien, la responsabilidad del contrato no recae sobre la persona que reside en el inmueble que recibe el servicio de energía eléctrica sino en titular de dicho contrato, es decir, si la vivienda se encuentra alquilada y el incumplimiento se produce durante el periodo de tiempo en el que el arrendatario ocupa el inmueble la responsabilidad y las sanciones recaerán sobre el propietario del inmueble si este aún posee la titularidad del contrato del servicio eléctrico. en este caso es importante que se haya establecido unos términos en el contrato entre propietario e inquilino donde se especifique dicha titularidad. Contar con los servicios de una gestoria te ayudarán en la redacción y cambios en los contratos.

Sin embargo, si la irregularidad que sancionara la compañía eléctrica es producida por una intervención o procedimiento erróneo realizado durante el montaje, diseño o reparación de las instalaciones eléctricas, la responsabilidad de la infracción puede ser derivada al proyectista, electricista autorizado o el director de la obra que estaba encargado de las instalaciones eléctricas del inmueble.

Penas y multas por incumplimiento del contrato

La mayoría de las sanciones y multas que se han establecido para penalizar las infracciones cometidas contra las condiciones y cláusulas del contrato son de carácter económico. Las multas para condenar los incumplimientos de leve magnitud tienen un valor aproximado a los tres mil euros, mientras que por el contrario las sanciones para infracciones de carácter grave son tasadas entre los tres mil a noventa mil euros.

Por ultimo debe señalarse que las compañías eléctricas han establecido una cuantiosa multa para aquellas infracciones catalogadas como “muy graves”, que tienen un valor de noventa mil hasta la ominosa cifra de seiscientos mil euros. Este tipo de incumplimiento de severa magnitud no solo suponen la penalización monetaria ya que además se le prohibirá al consumidor optar por un nuevo contrato con la Administración Publica durante un periodo de tiempo de dos años o cinco años.

De igual forma, dependiendo del tipo de falta que haya cometido el consumidor con respecto al contrato de suministro eléctrico, la compañía puede evaluar la posibilidad de suspender el suministro de electricidad la cual es una de las medidas más empleadas por estas empresas cuando se produce el consumidor incurre en el impago del servicio.

Prevenir las sanciones por incumplimiento

La mejor forma de evitar ser sancionado por la compañía eléctrica por incumplimientos de las políticas y normativas del contrato es a través de los llamados “Certificados de Inspección”, los cuales pueden ser emitidos por un electricista autorizado y tienen la finalidad de garantizar que las instalaciones eléctricas del consumir cumplen con todos los estatutos señalados y especificados ene el contrato.